Muselinas para bebés

Qué es una muselina

Una muselina para bebé es una tela de algodón o fibra de bambú, que puede ser orgánico o de fibra de bambú y que se teje de tal manera que la trama queda separada, haciéndola muy ligera y suave al tacto.
Las hay de muchos tamaños y tienen un sinfín de usos en especial para los bebés durante los primeros meses.

Una costumbre perdida

Con la llegada de nuevas fibras, las toallitas de un solo uso para los bebés y un sin fin de productos de puericultura, la muselinas quedaron casi en el olvido durante décadas.

Conseguir una muselina se convirtió en algo difícil para las mamas, que rebuscaban entre las cositas que su mama o su abuela habrían guardado de cuando ellas eran pequeñas o se compraban en otros países como Inglaterra, donde su uso no se abandonó y era fácil conseguirlas en cualquier tienda de bebés.

En los últimos tiempos, afecciones de la piel, como la dermatitis atópica o la dermatitis del pañal se han extendido mucho entre los más pequeños y esto ha provocado que se volvieran a utilizar productos y textiles más naturales y cuidadosos y con ello el uso de estas gasas que son uno de los recursos mejor valorados entre las mamás.

Qué usos tiene una muselina

Hay un sinfín de usos para esas muselinas para recién nacidos:

Como arrullo

Es uno de los usos más comunes. Se elige una muselina grande, de al menos 120cm x 120cm y se envuelve al bebé en ella, dejando dentro sus extremidades, haciéndole sentir recogido y a salvo. Este uso es muy común durante los dos primeros meses del bebé.

Para secar las babitas

Muchas madres usan pequeñas gasas-muselina para secarlas babas de su bebé, en especial durante los meses en los que les salen los dientes.

Como manta ligera

Es otro de los usos más extendidos de las muselinas grandes. Ocupan muy poco y se pueden llevar en la bolsa o carrito del bebé y sacarla en cualquier momento y lugar para tapar al bebé, en primavera o verano.

Para evitar las moscas y mosquitos

Se puede usar como barrera para que los insectos no molesten al bebé en sus descansos.

Como almohada

Si lo doblas puedes crear un cojincito blandito a modo de almohada.

Como alfombra para el suelo

En este caso se recomienda usar una de las muselinas dobles de más gramaje, que hacen que no pase el frío del suelo.

Como toalla

Muchas madres prefieren usar muselinas en vez de la típica toalla o capa de baño, ya que las muselinas son suaves y delicadas. Muchas marcas están sacando ahora capas de baño creadas con muselinas.

De parasol

Es otro de los usos que más se ven en la calle, pues muchas personas las usan sobre el carrito para que no entre el sol o las sujetan en los cristales del coche para que no le den directamente los rayos de sol al bebé en los viajes.

Para dar de mamar

Son muchas las que prefieren tapar su busto cuando están lactando en público. Esta es una opción que permite hacerlo sin que el bebé se sienta incómodo o con mucho calor.

Como cambiador

Es un uso muy socorrido cuando sales de casa para poner sobre cualquier superficie y poder cambiar al bebé.

Como objeto de apego o dou dou

Muchas madres hacen nuditos a una muselina o le añaden un aro de madera natural y convierten la muselina en este juguete que los niños usan para sentirse seguros y dormir mejor.

Cuántas muselinas necesito

Depende mucho del uso que vayas a darle. Es importante tener varias de cada tamaño, pues se ensucian rápido y vas a tener que lavarlas a menudo.

Te recomendamos que tengas un kit básico de 5-7 muselinas pequeñas (40 x 40 cm) para lavar y secar las babas del bebé, 3-4 muselinas de tamaño mediano (unos 70 x 70 cm) para poner en el hombro cuando sacas los gases al bebé o como apoyo cuando des de mamar fuera de casa y 1 o 2 muselinas grandes (de al menos 120 x 120 cm) para usar como manta ligera, para el coche, viajes, como alfombra en casa, etc.

Regalar las mejores muselinas

Las muselinas para bebés son uno de los regalos que aprecian los nuevos papas y mamás. Su precio es elevado, dado que se fabrican con textiles naturales como el algodón orgánico y en muchas ocasiones orgánicos.

Puedes comprar un set básico de muselinas pequeñas por no más de 10€ y hacer un detallito, comprar un set de 3 o 5 muselinas medianas por entre 15 y 30€ para hacer un buen regalo o,si lo prefieres, puede conseguir una muselina de la grandes, tal vez doble, si quieres hacer un regalo con más presupuesto, pues van desde los 30 a los 60€.

En cualquier caso elige siempre marcas de confianza, de las que pasan todos los controles de seguridad Europeos, para asegurarte que sean seguras y que la piel del bebé este siempre bien.

Puede comprar las en mercerías, grandes almacenes o en tienda online especializadas.

Como puedes comprobar, este producto ha vuelto para quedarse y hacer un buen servicio a las mamas y papás de hoy en día, que prefieren cosas naturales para sus bebes.

Este producto ha vuelto para quedarse y hacer un buen servicio a las mamas y papás de hoy en día, que prefieren cosas naturales para sus bebes.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *